Vogue UK

Wear My Pin

03 March 2009, 10:24AM

FOR many turning 50 is dreaded and feared,
for others it is the chance to celebrate and do something worthwhile. As the
world’s biggest beauty brand – Avon – turns 50, it has sensibly taken the
latter approach, enlisting the help of British Designer Betty Jackson to
create lapel pin in aid of breast cancer.

“Breast cancer is a huge issue for women
and many people I know have been affected in some way by the disease,”
Jackson told VOGUE.COM. “Like Avon, I work for women and it’s great we’re
making strides together towards empowering women through the Avon Breast Cancer
Crusade campaign.”

As the world’s biggest corporate supporter of
the breast cancer cause, Avon has been involved in fundraising for over 16
years. The annual pin, launched in 1992, forms a large part of the efforts and
has helped to raise more than £14million for breast cancer over this period.
This year there are two pins; a bespoke luxury white gold and diamond design, retailing
at around £7,500, and a more reasonable sterling silver ribbon – retailing at
£1.50.

“I designed both pins to reflect my
style – contemporary, elegant and very wearable,” Jackson revealed.
“Whether you choose to splash out on the diamond pin, or opt for the smart
silver version, every penny will go to a fantastic cause.”

The pins are available from
http://www.avonshop.co.uk

KYLIE MINOGUE

Kylie Ann Minogue, (n. 28 de mayo de 1968) es una cantante australiana de música pop, compositora y actriz, considerada por muchos como la sucesora de Madonna, desde que se convirtiera en una superestrella a nivel mundial tras el impactante éxito de su álbum Fever (2001) y su arrollador hit Can’t Get You Out Of My Head, que le valió dos premios en la entrega de los Brit Awards del 2002. La cantante ha vendido alrededor del mundo más de 60 millones de discos.

Inicialmente presentada como una “girl next door”, Minogue trató de transmitir un estilo más maduro en su música y su imagen pública. Sus singles fueron bien recibidos, pero después de cuatro álbumes en su récord de ventas fueron disminuyendo, y dejó Stock, Aitken & Waterman en 1992 para establecerse como una intérprete independiente. Su siguiente sencillo, Confide in Me, alcanzó el número uno en Australia y fue un éxito en varios países europeos en 1994, y un dueto con Nick Cave, Where the Wild Roses Grow, hizo que Minogue reuniera más credibilidad artística. Con la inspiración de una amplia gama de estilos musicales y artistas, Minogue tomó el control creativo sobre la composición de su siguiente álbum, Impossible Princess (1997). No logró atraer buenas críticas o de ventas en el Reino Unido, pero fue un éxito en Australia.

Minogue volvió a la fama en 2000 con el sencillo Spinning Around y su álbum dance Light Years, y actuó durante las ceremonias inaugurales y de clausura de los Juegos Olímpicos de Sydney en 2000. Sus videos musicales mostró una personalidad más sexualmente provocativas y coqueta y varios sencillos en seguida. Can’t Get You Out Of My Head alcanzó el número uno en más de 40 países, y su álbum Fever (2001) fue un éxito en todo el mundo, incluido Estados Unidos, un mercado en el que Minogue había recibido poco reconocimiento. Minogue se embarcó en una gira de conciertos, pero la canceló cuando fue diagnosticada con cáncer de mama en 2005. Después de la cirugía y el tratamiento de quimioterapia, reanudó su carrera en 2006 con Showgirl: Homecoming Tour. Su décimo álbum, X, fue lanzado en 2008 y fue seguido de la gira internacional KylieX2008. En 2009, se embarcó en For You, For Me Tour, su primera gira de conciertos en los EE.UU. y Canadá.

A pesar de que fue desestimada por algunos críticos, especialmente durante los primeros años de su carrera, ha conseguido un récord de ventas en todo el mundo de más de 60 millones de euros, y ha recibido premios notables en la música, entre ellos múltiples ARIA y premios BRITs y un Premio Grammy. Se ha montado varias giras de conciertos con éxito y recibió un premio Mo Award de “Artista Australiana del Año” por sus actuaciones en vivo. En el 2008, la reina Isabel II de Inglaterra le concedió un OBE por sus “servicios a la música”. Además recibió un MIT (Music Industry Trust), siendo la primera y única mujer, y una medalla de la Orden de las Artes y las Letras en el mismo año.

Mucho por vivir – 1000 respuestas

1000 respuestas

En mayo de 2006 se puso en marcha el Proyecto Consulta , una iniciativa pionera de la Asociación Española Contra el Cáncer, patrocinada por Novartis Oncology, y con el apoyo de GEICAM.

El objetivo de Consulta fue ofrecer a los pacientes con cáncer de mama y a sus familiares la posibilidad de resolver sus dudas mediante chats mensuales con reconocidos especialistas en cáncer de mama.

Consulta recibió el premio de Diario Médico a las Mejores Ideas del Año, en la categoría de Solidaridad y Mecenazgo.

Prestigiosos especialistas de diferentes ámbitos contestaron en directo alrededor de 1000 preguntas.

Ahora la aecc, de nuevo con la colaboración de Novartis Oncology, pone a tu disposición un Buscador con el que podrás encontrar todas estas preguntas y respuestas clasificadas, según el tipo de pregunta, especialista o palabra clave.

El Periódico

Kylie Minogue culmina su triunfo sobre el cáncer con un nuevo disco

 La cantante y actriz Kylie Minogue, en una glamurosa imagen promocional del sencillo 2 Hearts de su nuevo disco. Foto:  WILLIAM BAKER

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

En la vida de cualquiera, incluso en la de un famoso, la suerte viene y se va. El nombre de Kylie, muy común en su Australia natal, significa bumerán en aborigen. Y ella, que con su primer sencillo se convirtió en la cantante que más vendía en su país, ha tenido que verle las fauces al cáncer –en mayo del 2005 le diagnosticaron un tumor en el pecho–. Por fortuna, la vocalista y actriz, ya totalmente recuperada, acaba de anunciar para el 27 de noviembre la publicación de un nuevo disco titulado misteriosamente X, con el que rompe cuatro largos años de silencio.
La propia princesa del pop ha participado en la creación de títulos como Stars, The one y No more rain. La estrella Minogue, la tantas veces número uno de las listas, tiene por fin este esperado nuevo material con el que despeja cualquier duda sobre su enfermedad. La tormenta ha pasado. Y para ir haciendo boca, el 5 de noviembre comercializará en formato físico y digital el primer y pegadizo sencillo, 2 hearts.
Se trata de un medio tiempo electro-pop, creado y producido por el grupo femenino Kish Mauve, en el que la voz de Minogue remite a la grabación que hizo con el mismísimo Nick Cave (entonces su pareja) hace 10 años (Where the wild roses grow). La pieza es una de las 13 canciones que incluye un compacto para el que ha reclutado a nombres como Serge Gainsbourg (Sensitized) y Calvin Harris, un músico de 23 años que ella misma descubrió y que es una sensación en Inglaterra.
Mucho antes de ser Kylie-pop-star, Kylie-indie y Kylie-eléctrica, este icono pop ferozmente comercial fue Charlene, el personaje de la famosa serie Neighbours (Vecinos). ¿Se acuerdan del revuelo que provocó su boda (en la ficción) con Scott, papel que interpretaba su novio de entonces, Jason Donovan? Fue una de las imágenes definitorias de los 80. Pues fue precisamente mientras trabajaba en la serie cuando le surgió la oportunidad de grabar The Loco-Motion, para Mushroom Records. El resultado fue un bombazo en su país. Pero la cadena de éxitos a nivel internacional le llegó tras firmar un contrato –que luego rompió– con los famosos compositores y productores Stock, Aitken y Waterman.

Totum Revolutum

Lunes, agosto 15, 2005

El efecto Kylie Minogue puede reducir el cáncer

Desde que en el mes de mayo de 2001 se le diagnosticara cáncer de mama a la cantante australiana, las consultas a los médicos han aumentado vertiginosamente, lo cual, dentro de la desgracia, no deja de ser una buena noticia.

La publicidad que se ha dado en los medios de comunicación a la enfermedad de la cantante Kylie Minogue, que fue diagnosticada de cáncer de mama en el mes de mayo y fue sometida a una intervención quirúrgica, ha aumentado hasta un 40% el número de mujeres que han pedido cita para someterse a una mamografía en Australia.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Sídney demuestra que el caso ha afectado de forma positiva a la concienciación con respecto a la enfermedad y podría ayudar a reducir las muertes de mujeres por cáncer de mama, según informó la BBC.

Un profesor de salud pública estudió las solicitudes de cita para estas pruebas diagnósticas durante las 19 semanas anteriores al caso de Kylie Minogue, durante las dos semanas en que se dio publicidad a la enfermedad de la cantante y las seis semanas posteriores. Como resultado del anuncio, se incrementó veinte veces la información sobre esta enfermedad emitida por televisión, poniendo especial énfasis en que la detección precoz es vital para el éxito de los tratamientos.

La solicitud de citas aumentó un 101% en el grupo de mujeres de 40 a 69 años. Seis semanas después de la publicidad, la tasa seguía siendo un 40% superior en mujeres que nunca habían sido examinadas.

El caso de Kylie Minogue

A sus 36 años, la cantante australiana Kylie Minogue tuvo que enfrentarse este año a la dura noticia de que padecía un cáncer de mama. Desde que se conoció su diagnóstico, y debido en gran parte a la amplia cobertura informativa que los medios de comunicación dedicaron a su caso, el número de mujeres que se realizan mamografías y se someten a ‘screening’ ha aumentado un 40% en Australia.

En una actuaciónEl 17 de mayo de 2005 los ‘fans’ que Kylie Minogue tiene en todo el mundo recibieron con sorpresa la noticia de que la diva del pop tenía un cáncer. La enfermedad la obligaba a suspender la gira que tenía prevista por su país natal para someterse con urgencia a una intervención quirúrgica.

Desde ese día y durante dos semanas (hasta el 26 de mayo) los medios australianos se volcaron en informar sobre el estado de la artista hasta el punto de que a lo largo de ese periodo hubo 20 veces más noticias referentes al cáncer de mama que en los meses anteriores.

Un trabajo dirigido por Simon Chapman, profesor de salud pública de la universidad de Sydney (Australia), ha analizado el impacto que la abundante información sobre la enfermedad de esta estrella de la música tuvo sobre el comportamiento de los ciudadanos.

Su equipo ha evaluado en cuatro estados (Queensland, Victoria, Tasmania y Western Australia) los datos del programa de mamografías gratuitas que el gobierno australiano tiene en funcionamiento, desde hace más de una década, para mujeres mayores de 40 años. A pesar de las facilidades ofrecidas por las autoridades gubernamentales, el 43% de las mujeres con edades comprendidas entre los 50 y 69 años no se han hecho nunca esta prueba.

Los autores comprobaron las estadísticas de las mamografías en las 19 semanas previas a la noticia del cáncer de Kylie, durante las dos semanas de máxima información y en las seis semanas posteriores. Tras esa revisión, se observó que el número de pruebas diagnosticas realizadas había incrementado un 40% durante los días en que hubo más noticias relacionadas con la enfermedad de la cantante. Este aumento sin precedentes fue todavía mayor, del casi 101%, en las mujeres que se sometían a la prueba por primera vez.

Los resultados de la investigación, que se publican en ‘Medical Journal of Australia’, señalan que durante el mes y medio posterior al revuelo informativo originado por el cáncer de la artista el número de mamografías permanecía un 39,3% más elevado que en los meses anteriores.

Aunque los autores no se atreven a predecir si esta situación perdurará a largo plazo, lo que sí explican es que “si continúa la tendencia actual se registrará un menor número de muertes por tumores de mama gracias a la detección precoz”.

El poder de la fama

Los temas sanitarios pueden recibir una publicidad inesperada cuando una celebridad muere por una patología concreta, enferma o anuncia que se va a someter a un tratamiento médico. La información que genera una situación de este tipo sirve para promocionar una determinada enfermedad de la misma manera que lo haría una campaña publicitaria que tiene detrás un gran desembolso económico.

Cuando se conoció que Kylie Minogue sufría cáncer de mama, todos los medios comenzaron a dar información sobre esta enfermedad. Aunque los comentarios más frecuentes se centraban en la actitud y el entorno personal de la cantante, muchas noticias también explicaban lo importante que es la vigilancia y la detección precoz en estos casos.

El mensaje caló en la población femenina de Australia que, a partir de entonces, según indica el estudio, comenzó a tomar conciencia de la necesidad de realizarse mamografías de forma periódica y a cualquier edad.

Image Hosted by codexvideo.no-ip.com

Animo Kylie, te queremos